jueves, enero 10, 2013

Leones Casa Mantilla


La Casa Mantilla desprende un añejo tufillo de la burguesia vallisoletana del siglo XIX.
Ocupa uno de los espacios con más historia de la ciudad,pues en este terreno se cimentaba el Hospital de la Resurreción que aparece en la Novela del genial Cervantes el Coloquio de los Perros.
La burguesia se hizo con las tierras y ocupó toda la manzana con este edificio,convirtiendose en uno de los puntos cardinales de la burguesia vallisoletana.


Si ahora paseas por este edificio te puedes encontrar un edificio alto y grande,con unos torreones acabados con pequeñas cúpulas y una decoración abundante de estuco a base de columnas y pilastras, cariátides, guirnaldas,frontoles y luminarias(faroles).
Uno de estos adornos que estan mas accesibles al viandante son las cabezas de los leones que adornan las pilastras que rodean el edificio.

No son los tipicos leones decorativos,pues por lo general estos felinos ornamentos son fieras salvajes en pose agresiva,para proteger y dar un aspecto de seguridad a la casa.
Esta casa tambien los tiene,pero los que llaman la atención son los leones que tienen un gesto mas amable y simpatico,esbozando quizas una sonrisa y con el ceño relajado,que choca bastante con los fieros leones que enseñan sus fauces y tienen el ceño fruncido.
Asi pués hay un león malo y otro bueno.

En tiempos inmemoriables debió de haber ocho bustos que adornaban las fachadas , y que representaban a ocho personajes historicos: El moro Olit, el Conde Ansúrez, Felipe II, Santa Teresa de Jesús, Miguel Iscar, San Pedro Regalado, el entonces beato Simón de Rojas y la Venerable Marina Escobar. 
Pero estos bustos fueron desapareciendo,deteriorados por el mal estado de los materiales con los que fueron creados.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tu comentario.

Comparte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...